Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/123

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
109
JOSÉ VINUESA

José, se prestó a ver a Ortiz y pedirle los libros. Tal era el concepto que tenían del que más tarde fué el P. Vinuesa, que al presentarse ante el hojalatero en demanda de los libros de su hermano, aquél contestó:

-Basta que hayas venido tú, Pepe, te los daré, porque sé que tú eres lo suficientemente serio para no hacerte solidario de la conducta de tus compañeros. He aquí los libros. Tómalos, y espero que harás cuanto de tu parte esté para que no se vuelva a repetir el espectáculo de las noches anteriores.

José Vinuesa recibió los libros y los entregó a su hermano Ramón.

Tal era el concepto que de José Vinuesa tenían las gentes, aun desde muy joven.

* * *

Una vez religioso y dentro de la Compañía de Jesús, el P. Vinuesa tenía tal fe en cuanto él predicaba y sostenía, que esa misma fe llevaba al ánimo de los oyentes la persuasión de cuanto exponía. Cuando las notabilísimas conferencias de Gijón ante la masa obrera, compuesta en su mayoría de socialistas y anarquistas, le fueron ofrecidas al P. Vinuesa por las autoridades las fuerzas de la Policía, Guardia civil y hasta del Ejército, si quería, para mayor garantía de la paz pública.

El P. Vinuesa, agradecidísirno a las atenciones de las autoridades, declinó la oferta, diciendo: «¿Para qué?»

«Llevar yo fuerzas a mis conferencias, supondría la negación de cuanto voy a exponer en ellas. Surtiría el efecto contrario. Vengo en son de paz, y no de guerra.»

Cuando las conferencias terminaron, al día siguiente, se encontró el P. Vinuesa con un paisano suyo. Su amigo le preguntó: