Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/13

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.


José Manterola


UNA acción característica del hombre-dice Schopenhauer en sus «Pensamientos» -permite llegar a un conocimiento exacto de su carácter. A Cuvier le bastaba el análisis de un hueso para llegar a la reconstitución de un todo animal; a un botanista le es suficiente una hoja para el conocimiento exacto de toda una planta. A un observador ligeramente agudo, a un hombre versado en letras, le basta la simple lectura de un trozo literario para conocer la tendencia del pensamiento fundamental de su autor, sus sentimientos, su ideal.

El amor es muy difícil de exteriorizar sin concretar. A los primeros momentos queda, por lo general, delatada la tendencia. José Manterola, apenas nació para el mundo de las letras, su tendencia, su espiritualidad, quedóse grabada en las inteligencias y corazones de todos los bascos. Su acción característica sirvió para que aquella alma escogida quedase para siempre señalada en el escalafón de los príncipes del amor en las letras euskaldunas. Un pensamiento suyo nos bastaba para completar de construir y levantar el armazón de su ideal.