Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/132

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
116
DONOSTIARRAS DEL SIGLO XIX

Y apenas comienza su vida militar, toma parte en varios combates, después de declarada la guerra a Francia. El 8 de Junio de 1793 hallábase como subteniente en el ejército de Guipúzcoa y Navarra haciendo el servicio de avanzadas y descubiertas.

Tornó parte en varias acciones de guerra, y entre las que merecen citarse como las más memorables son: la del 17 de Noviembre del mismo año, en que al frente de un piquete de su cuerpo, pudo contener valerosamente el ataque de un enemigo cuatro veces superior a sus fuerzas, y el 30 del mismo mes, que nuevamente atacado por el mismo enemigo lo rechazó victoriosamente.

Pero no cesaba aquí el arrojo militar de Lersundi, sino que se distinguió mucho más al comenzar una era de luchas y triunfos, delatores de aquel temperamento eminentemente militar e inteligencia serena y vigorosa aun en los más turbulentos períodos de su historia. Encontrábase el joven militar al frente de su ejército la noche del 14 de Enero de 1794. Defendía briosamente las trincheras de la loma del paso, cuando el enemigo se dispuso pronto a deshacerlas. Inútil esfuerzo. Lersundi las defendió palmo a palmo y gracias a su táctica militar el enemigo no pudo realizar sus meditados planes. Sin embargo, quiso Lersundi dar una prueba mayor aún de su arrojo y pericia, y dispuesto a dar una buena batida al enemigo, llevola a cabo el 5 de Febrero; al mando de sus tropas atacó con ímpetu el campamento del enemigo, desalojándole de las alturas de Socoa, donde tan fuerte se creía, causándole muchas bajas y haciéndole bastantes prisioneros.

Su excesivo arrojo en este combate pudo costarle la vida, debido al furor con que atacaba el enemigo y a lo numeroso de su ejército, bastante superior al que capitaneaba el teniente Lersundi. Efectivamente, Lersundi fué