Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/135

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
119
BENITO DE LERSUNDI

tinguió poniendo de nuevo en peligro su vida; en las acciones del 21 y 24 de junio, que rechazó con grandes bajas al enemigo; en la del 28 del mismo mes, rompiendo la línea por Sasiola, pasando por el río Deva en las retiradas de Elgoibar, Elosua y Vergara y ascendiendo las alturas de Elgueta el día 29. Continuó batallando Lersundi sin cesar contra los enemigos de la patria y traspasando los límites de Guipúzcoa, pasa a Álava, donde los días 14 y 15 de julio se encuentra en Ulibarri y Gamboa; continúa hasta Miranda de Ebro, y a pesar de sus deseos y sucesivas tentativas de pasar los vados del río, desarrollando combates y ataques continuados contra el enemigo los días 26, 27 y 28 del mismo mes, Lersundi tiene que volver de su propósito, rechazado ante la superioridad y firmeza en el ataque del enemigo.

El año de 1801 Lersundi tomó parte en la campaña de Portugal. Y continuando en un relativo descanso, durante su servicio ordinario desde el año de 1802 a 1807, acude en 1808 con su alma de guerrero y de patriota a pelear por la integridad de la patria, en la guerra de la Independencia. Toma parte en las batallas de Ríoseco, Zornoza, Bilbao, Durango y Espinosa de los Monteros, los días 14 de julio y 12, 24 y 31 de Octubre. Se encuentra en la retirada de Reinosa, los días 10 y 11 de Noviembre, y cuando marchó a La Coruña, comisionado para conducir prisioneros, entregados éstos, cayó él mismo prisionero de guerra en Pontón.

¡Pobre Lersundi! Aquella prisión debió de influir en su vida más, mucho más que los silbidos y las mismas balas que le hicieron manar sangre en los campos de batalla. Él, que era tan patriota, que deseaba mil veces morir bajo el fuego del enemigo antes de caer en sus manos, ¡prisionero de guerra! No se arredró, sin embargo. Lersundi no esperaba