Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/136

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
120
DONOSTIARRAS DEL SIGLO XIX

morir de aquel infamante modo entre sus enemigos, y seguramente buscaría un medio para volver a pelear con ellos cuerpo a cuerpo, frente a frente. Así fué.

El 9 de Mayo fugóse de aquella mísera prisión y acudió presuroso a incorporarse a su batallón, que por aquel entonces se encontraba en el Valle del Prado (Galicia). Batióse de nuevo con los suyos en la batalla de Tamames el 18 de Octubre; el 23 de Noviembre en la de Medina del Campo, sobre el Carpio; en la batalla y retirada de Alba de Tormes. El 28 del mismo mes marchó Lersundi de comandante al primer batallón de Voluntarios de Guipúzcoa. Tomó parte muy activa en la expedición cántabra, en el desembarco y toma de Gijón, tentación de Santoña y naufragio de Vivero.

Desde los años de 1810 a 1811 no cesó un momento la actividad del ya entonces comandante Lersundi, y apenas permaneció en las ciudades y cuarteles. Fué su vida de campaña, así como en 1812, en que tomó parte en una de las más heroicas acciones de guerra y de las más costosas en hombres, tiempo y dinero. El sitio y reconquista de Astorga, que duró desde 19 de Junio hasta 19 de Agosto, fecha en que rindióse ante las valerosas tropas del comandante Lersundi. Tras un breve descanso de dos meses, si descanso puede llamarse al estado en que se encontraba Lersundi con su ejército, dispuesto siempre al combate y a la pelea, el 20 de Octubre toma parte en la acción de Quintanapalla, en el castillo de Burgos y, en general, en todas las acciones militares donde fué preciso luchar por el prestigio, el honor y la independencia de la patria invadida.

Con el sexto cuerpo del Ejército se batió en la retirada que hizo desde Burgos a Ciudad Rodrigo y Reino de Galicia. De 1813 a 1823 continuó Lersundi en su regimiento, hasta fin de Enero del último año, que le fué