Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/147

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.


Antonio Arzác


Cual niño que se duerme al dulce encanto
de monótono canto,
en el nido mi espíritu se encierra
de antigua selva que bastó a mi anhelo,
y, solo en el regazo de la tierra,
oigo al agua correr y miro al cielo.

LAMARTINE

Así nació Antonio Arzác, cantando. Porque nació para amar, nació cantando, y jamás comprendió que vivir se pudiera esquivando el canto. Fué todo corazón. Amó mucho. Y cuando su pensamiento se posaba en algo terrenal, eran flores, valles, aldeas, el amor de sus amores.

El 26 de Julio de 1855 nació este bondadosisimo donostiarra. Fué su cuna de oro y de césped, recamada con las siemprevivas de inagotable bondad.

«Baderas» se llamaba aquel hogar, donde jamás se respiró más que el bien, la fortuna, la esplendidez. El paseo de Ategorrieta, hoy residencia de poderosos, formaba digno marco de la familia Arzác. Y allí el niño Antonio pasó la niñez, la infancia, lo mejor de su vida. No vió más que flores. Las flores de aquellos amplios jardines que rodeaban «Baderas». Las flores de aquel hogar, de eterno perfume de felicidad.

Era aquel conjunto, todo un poema familiar digno de