Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/154

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
136
DONOSTIARRAS DEL SIGLO XIX

que Arzác presenta en el poema de este nombre, y que entre ilusiones, alegrías, marchó a la guerra con el corazón lleno de esperanzas; con el recuerdo bendito de su madre; con el recuerdo amoroso de su maitea; con el recuerdo santo de su humilde caserío; sus ganados; sus montañas y su patria.

En «Sufritzen», Arzác nos presenta al repatriado en su caserío, con el cuerpo enfermo y el alma envuelta en triste soledad, porque en medio de sus crueles sufrimientos ni tan siquiera tiene el consuelo de poder ver a su amada. Su «maitea» murió también mientras él peleaba en la guerra. Y ante esta soledad y sufrimiento Joshe, el valiente Joshe, resignado y creyente de veras, sucumbe y muere con la convicción de que su maitea le aguarda en el cielo. Delicadísimo e inspirado es su final.

«Aurtengo Gabonean
sukalde chokua
otz otza arkitzenda
¡nere Jaungoikua
tristiak poztutzeko
Belenen jayua.....
....................!
¡Zer litzake mundua
kendurik Zerua!.....»

Versos son estos que contrastan siniestramente con aquel otro final tan bello, en su primer poema inicial de «Sufritzen» y titulado «Joshe», que guardan la esperanza de salvación en medio de los horrores de la guerra, causantes del luto de tantos hogares; dicen asi:

«¡Au biziya guria
mundu triste ontan!
¡Zenbat ta zenbat illak
gerrak bazterretan ....
ta zenbat beragatik
Kanposantuetan!.....