Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/155

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
137
ANTONIO ARZÁC

¡Penak kalean eta
penak mendiyetan
kezka eta zalantza
alde guztiyetan...
tristura..... Gabonean .....
aurten..... Echietan.....
............................!
¿Eta Joshe..... ¡nork daki
oraindik bizi dan.....
.............!»

«Joshe» y «Sufritzen», son, pues, como antes decimos, dos poemas delicadísimos, donde el último es compendio del primero, y los dos, dos bellezas preclaras de la literatura que en verdad puede llamarse euskara. El lenguaje en los dos, como en toda la literatura de Arzác, es clarísimo, sencillo y a la vez elocuente. Bien puede decirse del lenguaje de Arzác, sin temor a que seamos desmentidos, que granjea a la poesía mayor dignidad intelectual, designando con una llaneza de estilo admirable todos cuantos estados de alma entrevé, así como los móviles de la voluntad.

Tiene otro carácter digno de hacerlo notar la poesía de Arzác. Es la pulcritud, la pureza. Es pura su poesía por la diafanidad de su pensamiento, inspirado en el casticismo solariego de toda su producción. Su obra poética es pura porque le ha bastado los afectos, y no la mera palabra, para expresar sin previo conocimiento anterior, el contenido de su obra y la forma de su pensamiento.

Si hay filosofía, si hay psicología en la poesía de Arzác, existen ambas ciencias en la medida suficiente de un alcance, no de una absorción, porque en este caso último, Arzác hubiese hecho lo que jamás entra en la jurisdicción poética, que es convertirla en filosofía y psicología puras. Y como hace observar muy bien uno de los autorizados publicistas contemporáneos, esta-es