Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/161

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
143
ANTONIO ARZÁC

llo y noble. Esto, aparte de ser exquisitamente bello, encierra una verdadera riqueza que todos debemos fomentar en contra de los estragos de la taberna y de la orgía. Yo quisiera saber si entre los desgraciados anarquistas ha habido uno tan sólo que haya cantado con sentimiento o cuidado de un pájaro o de una flor!»

Pensamientos tan tiernos y sencillos como los que encierra este articulo, lenguaje tan llano y virtuoso es el que campea en otros muchos artículos suyos, frases, pensamientos y líneas escritas que guarda seguramente la notable colección de la importante revista bascongada Euskal-Erria.

El mismo año de 1896, y continuando Arzác la labor iniciada por Manterola, fundó el cuadro dramático «Euskaldun-Fedea», una de las agrupaciones euskaras más meritorias del país, y a quien se debe casi en todo, el fomento y propagación del Teatro euskaro en Guipúzcoa.

Con Antonio Arzác, componían dicho cuadro dramático su presidente, el tantas veces premiado poeta y escritor basca Juan Ignacio Uranga, uno de los hombres que mejor dominan la lengua euskara; José Marino Arrieta, Felipe Casal, José Gamboa, Domingo Andonaegui, el poeta Ramón Guelbenzu, Elías Gorostidi, José Juaristi, Daniel Badiola y Pablo Altuna.

Los comienzos de este cuadro dramático no pudieron ser más afortunados. Su aparición por primera vez la hizo con motivo de las fiestas Euskaras de Mondragón el 5 de julio del mismo año de 1896. La Casa Consistorial de este pueblo guipuzcoano quedó convertida en animadísimo teatro, representándose las siguientes obras: Alkate Berriya y Abek Ishtillubak, del malogrado Marcelino Soroa; Aritzaren zarno gosua, del antes