Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/181

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
161
RAFAEL ECHAGÜE

En general, las inmediaciones de San Sebastián eran puntos y lugares muy codiciados por los carlistas para poder conseguir el asalto y toma de la capital guipuzcoana. Por eso Echagüe se encontraba en incesante movimiento, y así continuó desde su curación hasta fin de año, en que los carlistas no cesaban de atacar en guerrillas sueltas la ciudad codiciada.

Continuó el joven oficial Echagüe tomando parte activísíma en todo el transcurso de la guerra de los siete años. Su vocación, cada vez más ferviente y decidida por la carrera de las armas, parecía encenderse con intensidad de fuego atizado por los continuos encuentros y hechos de armas. La guerra carlista fué para él ocasión oportunísima para pelear por la Reina; e incorporado ya desde fines de 1835 al regimiento de infantería de San Fernando, fué trasladado de Guipúzcoa a los campos de Alava, donde una vez más demostró sus grandes aptitudes guerreras, su valor extraordinario y sus dotes de militar astuto y sagaz.

Los días 16 y 17 de Enero tomó parte en las acciones de Villarreal y Arlabán, dirigidas por D. Luis F. de Córdova, con la cooperación de los franceses, lugar este último que por su posición y situación estratégica resultaba de extraordinaria importancia para ambos ejércitos beligerantes. Hasta el punto que con ser tan insignificantes poblaciones, llegaron a empeñarse batallas bien sangrientas entre ambos ejércitos por su conquista.

Y, sin embargo, las crónicas militares que se escribieron el año de 1846, no daban importancia estratégica a Arlabán, según se ve por las siguientes líneas que escribía uno de aquellos cronistas:

«Hallábase el monte Arlabán -decía- en la encumbrada y escabrosa sierra que partiendo en Álava pene-