Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/194

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
174
DONOSTIARRAS DEL SIGLO XIX

plazo el Comandante Echagüe y desde el 15 de Diciembre en servicio de ayudante de campo. El sentimiento en la isla de Puerto Rico fué general cuando tanto Méndez Vigo como Echagüe abandonaron la isla, dejando un recuerdo gratísimo entre aquellos habitantes, de hombres rectos, militares valientes y gobernantes afables y dignos.

Echagüe continuó en la Península durante todo el año de 1845 en el mismo servicio de ayudante de campo; pero como este desgraciado país parece que jamás ha de permanecer en una paz constante, eficaz y duradera, el 22 de Abril de 1846 concurrió a sofocar la rebelión de varios cuerpos provinciales en Galicia, hallándose en la acción de Cacheira, toma de Santiago y rendición de los sublevados en dicho día, a las órdenes del mariscal de campo Gutiérrez de la Concha y en calidad de su ayudante de campo.

Por los importantísimos servicios llevados a cabo por el Comandante Echagüe, solo y personalmente, con gran peligro de su vida, tanto en Astorga como en Lugo y Orense; en las comisiones que su general le confió para Zamora y otras poblaciones; por la eficacia tan decisiva que su gestión mantuvo en el castigo y acabamiento de la insurrección, obtuvo la cruz de San Fernando de primera clase, continuando en operaciones hasta fin de Mayo, en que, pacificadas aquellas provincias, entró a servicio ordinario, quedando desde el mes de Octubre en situación de reemplazo.

La tranquilidad del hogar del Comandante Echagüe duraba poco y los disfrutes y encantos subsiguientes a un matrimonio todo ventura y felicidad, parecían estar vedados para quien tanto luchó y había de luchar aún por la Patria, tantas veces desangrada.

En efecto. Con motivo de la intervención militar de