Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/206

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
186
DONOSTIARRAS DEL SIGLO XIX

arrojó a los moros de todas las posiciones que ocupaban delante de Samsa, obligándolas a trepar a una escarpada peña para evitar ser cortados en la retirada, contribuyendo por este golpe del general Echagüe al aumento de las pérdidas moras.

Siguió nuestro ejército en operaciones bajo las órdenes del General en Jefe, que a todo trance quería arrojar a los moros de sus posiciones, y por movimientos combinados con las tropas del general Ríos, Mac-kena y Galiana, los generales Orozco, Prim y García Paredes consiguieron arrojar a los moros de sus alturas respectivas, que ocupaban extensiones y montañas casi Inexpugnables.

Mientras dichos generales cumplían a maravilla las órdenes emanadas del General en Jefe, el General Echagúe arrojaba al enemigo de las alturas de Samsa. Dejando ocupado este aduar con fuerza del segundo batallón de Borbón, continuó su movimiento de avance en apoyo del general Paredes, que con su brigada se dirigía a la izquierda, cruzaba el arroyo de Samsa y ocupaba las alturas del otro lado. Allí encontró el primer batallón de Navarra y algunas compañías de Chiclana, con cuyos refuerzos y la pericia de Echagüe y su General en Jefe, llegaron al éxito completo, arrojando al enemigo de todas sus fuertes posiciones mediante un ataque funestísimo para Los marroquíes.

Las tropas españolas llegaron al anochecer a cinco kilómetros de Tetuán, y clavaron en el pico más elevado de la sierra la enseña patria, coronando aquella triunfal expedición con el grito de ¡Viva la Reina!

Continuó aquella campaña, gloriosísima para nuestras tropas. Tomaron parte en varios importantes combates los Tercios de Guipúzcoa y Vizcaya al mando del general Latorre, que supieron rechazar a los marro-