Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/210

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
190
DONOSTIARRAS DEL SIGLO XIX

de la Real Audiencia y Superintendente. Nombrósele por Real decreto de 6 de febrero de 1861, y antes de hacerse cargo y sentar pie en aquellas islas, quiso permanecer unos días en su patria querida y por la que tantos actos de heroísmo llevó siempre a cabo el valiente general.

Para hacerse una idea de la rectitud y señalados servicios prestados por el General donostiarra en el gobierno y mando de la isla de Puerto Rico, transcribiremos aquí tal y como lo dice su brillante hoja de servicios, la sentencia dictada por la Sala del Tribunal Supremo de Justicia en la residencia, tomada por el tiempo que sirvió el Gobierno Superior Civil y Capitán general de la isla de Puerto Rico y Presidente de su Real Audiencia «declarando no resultar cargo alguno y que antes bien se había justificado plenamente que durante su mando llevó de la manera más cumplida y satisfactoria los deberes todos que le imponían las leyes, haciéndose acreedor a que S. M. la Reina se dignase contarle en el número de sus más buenos y leales servidores y tener presentes sus relevantes méritos y servicios.»

Llegó el 14 de Abril a la Península y el 24 de Mayo embarcábase para el Archipiélago Filipino, archipiélago que le recordaba al General donostiarra glorias marinas, glorias militares y glorias guipuzcoanas y donostiarras.

¡Urdaneta!, el gran Urdaneta, genio portentoso de la civilización y del saber. ¡Legazpi! y más tarde Urbiztondo..... Blanco.....! ¡La civilización del Archipiélago Filipino puede decirse que fué eminentemente bascongada y genialmente española. A un basco se le debe su conquista. A muchos bascos su civilización aunque de poco sirvieron, desgraciadamente, sus sacrificios, su patriotismo, su saber y su heroísmo.

El 24 de Mayo de 1862 embarcóse el General Echa-