Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/211

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
191
RAFAEL ECHAGÜE

güe en el puerto de Alicante, a bordo del buque de guerra Vulcano, y el 9 de julio llegaba a la isla y se hacía cargo del mando superior de ella. Echagüe, que deseaba conocer personalmente el estado social, administrativo y político de aquel país, apenas descansó unos días; el 22 del mismo mes de Julio giró una visita de inspección, en un viaje que realizó al interior de la isla, deteniéndose para estudiar en todo aquello cuyo especial interés lo requería, y documentándose de cuanto más importante pareció a la ilustración del General Echagüe.

¡Terrible fué para el General Echagüe su estancia en Filipinas durante el año 1863-64!

El 3 de Junio acaeció el terrible terremoto y con él la destrucción de gran parte de la capital; el derrumbamiento de los edificios públicos más importantes; la destrucción de las iglesias; el amontonamiento de centenares de casas que vinieron abajo; cadáveres por las calles; el desaliento; el dolor inmenso, y la huida de gentes que, despavoridas, corrían en distintas direcciones, más como locas y desesperadas que como personas en uso de razón, daban a aquel macabro espectáculo un sello de profunda tristeza y dolor. Gritos por un lado; ayes desgarradores por donde quiera que los que se habían salvado pasasen¡ madres en desesperación llamando a los hijos de sus entrañas; mujeres a sus esposos; niños a sus padres..... En una palabra. Un cuadro horrible de tristezas y dolor, y a cuya vista el corazón generoso del General donostiarra debió sufrir los dolores más cruentos de su vida.

Afortunadamente, salvóse la vida del General y de gran parte del personal a sus órdenes. Apenas se dió cuenta el General Echagüe de lo ocurrido, y aun estando en momentos de verdadero peligro, movióse como