Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/214

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
194
DONOSTIARRAS DEL SIGLO XIX

Para aliviar en cierto modo las cargas y la situación económica de la isla, propuso al Gobierno la disminución de su sueldo con estas o parecidas palabras: «Comprenderá V. E: si mi convicción será grande y mi voluntad decidida, cuando la reforma me priva nada menos que de 15.000 pesos anuales en el sueldo que gozo, después de arrostrar tantos trabajos y conflictos, nivelándolo con los mandos de las Antillas de menor importancia.»

Vamos a relatar otro episodio que acaeció durante el mando del General Echagüe en Filipinas.

Lo hemos oído referir a persona que trató mucho y quiso al insigne General. Su hoja de servicios no hace más que apuntar de pasada con motivo de la condecoración que le otorgó el Gobierno francés. Pero puesto que, ya escrito, se ha relatado dicho episodio por el ilustre general Arteche, lo reproduciremos tal como él lo escribe en su estudio biográfico sobre el General Echagüe. Dice así:

«Un día de los primeros del año 1863, apareció en las aguas de Manila un vapor francés, y luego desembarcaba un Almirante, de su misma nación, solicitando inmediatamente una audiencia con el Capitán General. En ella le manifestó que la nueva colonia francesa pasaba por crisis dificilísima y que las autoridades temían verse muy pronto en el caso de tener que abandonar unas posesiones cuya conquista y ocupación tantos sacrificios había costado al Imperio.

Los cochinchinos, comprendiendo la debilidad de los franceses desde que los batallones españoles, que tantos laureles recogieron allí, habían regresado a Filipinas, estrechaban a los invasores con tantas fuerzas y tal furia, que sería imposible resistirlos el tiempo indispensable para que llegasen de Europa los refuerzos que