Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/225

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
205
RAFAEL ECHAGÜE

cía, ofrecióse, sin embargo, en holocausto de la Patria, a servirla sin condiciones, y, poniéndose a las órdenes del general Concha, tomó el mando, como Comandante General, de la primera división del Norte.

Rodeado el Marqués del Duero de generales de gran prestigio, no titubeó un momento en aconsejarse del General Echagüe para los planes de la nueva campaña, pues a una larga práctica y experiencia unía el general donostiarra antigua amistad con el Marqués del Duero.

El primer hecho de armas que se cuenta como los preliminares del levantamiento del sitio de Bilbao, es la acción de Otañez, el día 27, y la de Muñecaz, el día 28, al frente del costado derecho del ejército. Batalla tenaz y dura esta última, en la que Echagüe tomó parte muy activa, llegando a tomar a las cuatro de la tarde todas las trincheras enemigas, excepción hecha de una cuya altura colosal le hacía poco menos que inexpugnable y donde el enemigo se defendía con mayor tenacidad.

Pero el día 6, habiéndose puesto al frente de la división de su mando en una brillantísima carga a la bayoneta, según hizo constar el Marqués del Duero en su parte oficial, consiguió hacer huir al enemigo.

El día 29 comienza aquella serie de brillantísimas operaciones por la acción de Galdames, marchando el General Echagüe con doce batallones por la cresta de la cordillera que domina todo el valle, envolviendo de ese modo la linea enemiga. El 30 protege la marcha del resto del ejército por un desfiladero que conduce a San Pedro de Galdames, y cuyo paso dura por lo menos tres horas. Esta operación, costosísima de suyo y a hora avanzada de la noche, como la llevó a cabo el General Echagüe, bajo un temporal de lluvias y vientos que al fin quedó convertido en una espesísima niebla, quedó felizmente terminada a las doce de la noche misma.