Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/23

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
11
JOSÉ MANTEROLA

tendencia euskariana. En una palabra, el pensamiento basca había muerto.

Pues bien; Manterola, en medio de aquella indiferencia glacial que arrastraba los corazones euskaldunas, dió el primer grito de patriótico entusiasmo, de sano fuerismo, y, aunque casi solo, comenzó la nueva era de una restauración del sentimiento euskalduna. Para ello nada creyó mejor que reflejar en el libro algo de lo más íntimo, de más amado y dulce que había producido el pueblo euskalduna. Y publicó el «Cancionero Basco». Como su mismo título lo dice, la obra de Manterola constituyó una escogida colección de poesías y canciones populares del país. ¿Qué más patriótico, ni qué más digno del país euskalduna, sino el reflejo de su misma alma? ¿Dónde podrá admirar y sentir con más cariño los latidos de su corazón?

El «Cancionero Basco», completado a fuerza de sacrificios, no pocos realizados por el alma generosa de Manterola, constituyó en aquellos tiempos un esfuerzo extraordinario de trabajo y de dinero. No diremos que Manterola hubiese llegado a una perfección absoluta, pero sí podremos asegurar, sin temor a ser desmentidos, que después de su obra nadie ha completado ni ha realizado otra mejor. Por lo tanto, aquí sólo hemos de dedicar un fervoroso aplauso a aquel ardiente corazón de donostiarra, que, tropezando con sinnúmero de dificultades y sin otro apoyo que el de su firme voluntad, llegó a constituir una colección crítica interesantísima de poesías y canciones bascongadas.

Nada más a propósito para corroborar cuanto venimos diciendo, que trasladar aquí el juicio que mereció dicho «Cancionero» a uno de los cerebros más equilibrados del país basco, D. Ricardo Becerro de Bengoa. Dice así en el estudio necrológico dedicado al malogra-