Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/237

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
217
RAFAEL ECHAGÜE

Sería demasiado extensa la respuesta para que nosotros tuviéramos que darla en este estudio biográfico; pero no podemos menos de ver, doloridos en nuestra fe y en nuestros sentimientos de bascongados, aquella campaña calumniosa de la Prensa de casi toda España, y la debilidad con que Cánovas del Castillo procedió en un problema de tal magnitud. El 21 de Julio de 1876, tras un clamoreo incesante de la ignorancia y la envidia, Cánovas del Castillo firmó aquel decreto contra el régimen foral.

La defensa que en las Cortes españolas hicieron los representantes del País Basco, si no de tanta verborrea como los discursos de sus enemigos, fueron por lo menos bastante más sinceros, sin que por ello cediera lo más mínimo la intransigencia antiforal con Cánovas del Castillo a la cabeza.

Merece que hagamos mención especial en estas líneas del general Lersundi (D. Francisco); de aquel insigne orador; de aquel ilustre hombre público asturiano que se llama D. Alejandro Pidal y Mon, cuya defensa y discurso elocuentisimos probaron una vez más en aquel honrado político su patriotismo, elocuencia y conocimiento extenso y verdadero de la historia del país bascongado. Decía así: «.....Aquí, en todos los que han intervenido en contra de los Fueros, parece que no tienen otro ideal que el estrecho egoísmo de Sancho Panza..... Para llevar a cabo el propósito, hay que violar el derecho..... Un solo derecho podría alegarse para llevarse a cabo el proyecto de que se trata: el derecho terrible de conquista».

Otro hombre eminente también y publicista insigne dió la simpática nota de adhesión y entusiasmo por el régimen foral, rechazando desde las columnas del Diario de Barcelona, primero, las malévolas campañas que