Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/241

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
221
RAFAEL ECHAGÜE

incomparables al lado de aquel malogrado Rey; y una resignación de heroica cristiana más tarde en los fatales momentos de la acerba enfermedad que poco a poco, hasta la muerte fué corroyendo el organismo de D. Alfonso XII. Durante el triste período de su Regencia especialmente, dió pruebas de ser Reina esclarecida por sus virtudes y por su talento; madre modelo de mujeres, cuyo ejemplo fué asombro de todos los espafioles. Sean estas líneas como tributo de respeto y admiración que rendirnos a la Reina Augusta, nobilísima y sapientisima, en el año conmemorativo del Centenario de la quema y reedificación de San Sebastián, ciudad para la que tan singulares distinciones hubo siempre otorgado.

Continuando a su vez en el mismo destino el General Echagüe, acompañó a S. M. en el viaje que hizo al vecino reino de Portugal y el que efectuó también a Sevilla, Murcia y Cartagena, permaneciendo durante algún tiempo de jornada en el Real Sitio de San lldefonso, donde también ejerció el cargo de Comandante General. Y ya el 11 de Junio de 1870 y por Real orden se le concedió el uso de la gran cruz de la Orden de la Concepción, otorgada por S. M. el Rey de Portugal.

Continuamente al lado de S. M. el Rey D. Alfonso Xll, para quien el General donostiarra sentía un respeto y un entusiasmo rayanos en la idolatría, le veremos al ilustre General donostiarra acompañar al regio matrimonio de D. Alfonso XII y D.ª María Cristina, al Real Sitio de Aranjuez, y posteriormente al de San lldefonso de Comandante General el año 1880. Prueba evidente y testimonio insigne de la gran estima y consideración que siempre sentían hacia el General Echagüe las Reales personas.

Continuó el año 1881 en igual destino estando de jornada en el Real Sitio de San lldefonso, Galicia y Co-