Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/268

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
246
DONOSTIARRAS DEL SIGLO XIX

paz y sosiego espirituales y materiales. El país basco perdió su tan preciada libertad foral; la Iglesia, no pocas de sus prerrogativas y derechos, y el pueblo español, intereses de una enorme trascendencia. Pero, en fin, vino la paz, y con ella, por el año de 1878, la vuelta de la Compañía de Jesús a España. Volvió también con ella el P. Minteguiaga, e inmediatamente fué destinado a la Residencia de Santiago de Compostela, donde pasó un año. Aquel mismo año de 1878 comenzó su vida de publicista muy notable, con una admirable traducción del italiano del libro «El Comunismo, sus causas, efectos y remedios» al que añadió un prólogo suyo.

De esta publicación importantísima y de lectura copiosa, abundante e interesante en grado sumo, hizo una crítica autorizada y concienzuda, como todos los trabajos que salen de pluma y cerebro tan privilegiados, el doctor y publicista insigne Excmo. Sr. D. Eduardo de Hinojosa. Esta crítica publicóse en la notable revista dirigida por el no menos insigne y malogrado escritor Sr. Ortí y Lara, titulada Ciencia Cristiana.

La Compañia de Jesús creó el año de 1879 un Colegio de Estudios Superiores en La Guardia (Galicia), y considerando al P. Minteguiaga como una de las doctas mentalidades que podría ocupar brillantemente alguna de las cátedras, le designó para que explicase Derecho en aquel Centro docente.

En efecto, el insigne donostiarra explicó cuatro cursos de Derecho Romano, dos cursos de Derecho Civil y un curso de Derecho Penal.

Trasladado el Colegio de Estudios Superiores de La Guardia a Valladolid, allí se dirigió el P. Minteguiaga el año de 1884, explicando la cátedra de Derecho Natural en el nuevo Colegio de San José. Alternando con la cátedra su vocación de publicista, escribía asiduamente