Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/272

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
250
DONOSTIARRAS DEL SIGLO XIX

..... volonta, che e per se huona
Da sè che è sommo ben mai non si mosse
Tanto è giusto, quanto à lei consuona [1].

No conocemos, dentro ni aun fuera de España, antes de la presente obra, ninguna otra consagrada especialmente a combatir este dragón de la moral independiente, nombre que ha tomado en nuestros días la ética racionalista, no porque deje también de ser independiente o autónomo todo sistema de filosofía moral emancipada de Dios, singularmente el estoicismo y, en general, toda doctrina en que se manifieste el espíritu de soberbia que está en el fondo de la ética kantiana y del derecho hermanado con ella, sino porque, acaso nunca como en estos tiempos, se ha atrevido el racionalismo a hacer alarde de independencia y orgullo, en el punto de echar los fundamentos de la moral pretendiendo juntar en uno la honestidad con la soberbia, la libertad exlex con la justicia, la condición de legislador con la de súbdito, la de señor de sí mismo con la condición de criatura, dependiente y finita.

El espíritu moderno, sin embargo, se engríe neciamente de sí mismo al hacer cínica profesión de tamaños absurdos, considerándolos como otras tantas columnas de Hércules, más allá de las cuales nada resta que descubrir en orden a la honestidad y perfección de la vida humana.

Para refutar tales delirios-harto peligrosos, por desdicha, pues lisonjean sobremanera el orgullo y favorecen las pasiones y el interés1 en que viene a morir toda moral separada de Dios,- y para mostrar los tesoros de luz y verdad que hay en la ley eterna, convenía una obra especial donde brillase en toda su fuerza y
  1. Dante. Paradiso, XIX.