Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/277

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
255
VENANCIO MINTEGUIAGA

Formada está. Mirad su representación en el Gobierno; y el pueblo francés, puede decirse que es un pueblo con moral independiente o sin moral.

Comenzaron ese principio de independencia con la ley de Ferry en 1880. Continuaron la misma obra de laicización cuantos Gobiernos se formaron en Francia desde Ferry hasta el año 1900, pasando por los de Waldeck Rousseau y terminando con los de Combes y Clemenceau, donde se coronó aquella obra de moral independiente, de ateísmo, de laicización.

Cuando el P. Minteguiaga escribió aquel libro suyo y preconizaba las más espantosas consecuencias, tanto en el orden social como en el moral y hasta en el físico, y delataba a la masonería como creadora, instigadora y propagadora de la moral universal, parecía a determinados elementos algo exagerada la tesis y las consecuencias que deducía el P. Minteguiaga.

Pues bien; podernos desde ahora afirmar que los conventos masónicos fueron en Francia los que impusieron y obligaron a los Gobiernos a laicizar la enseñanza como inmediata consecuencia del ateísmo gubernamental, o moral universal, y que aquello que parecía exageración en el P. Minteguiaga, no era más que una visión real, exacta y hasta casi profética, del esclarecido jesuíta.

Véase uno de los acuerdos tomados por el convento masónico de París, compuesto de republicanos, el mes de Noviembre de 1877:

Primero. Una vez el sistema de instrucción gratuita establecido, vendrá inmediatamente el laicismo de las escuelas comunales.

Segundo. Una vez laicas todas las escuelas comunales, se llegará a la supresión sucesiva y progresiva de las escuelas congregacionistas.