Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/28

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
16
DONOSTIARRAS DEL SIGLO XIX

Guipúzcoa casi por completo a La Voz de Guipúzcoa, no bastaba sin embargo para dar a conocer aquella obra, como debiera haber sido en la prensa. En aquellos tiempos, faltaba el comentario y la crítica literaria, al menos en la forma extensa y cultural que se hace hoy. De manera que si apenas se habló del «Cancionero», ¿cómo se iban a dar a conocer ni menos comentar poesías que desperdigadas entre el pueblo apenas se les daba siquiera su justo valor? Considere, pues, el lector, si en estas condiciones, de un país que apenas ha tenido literatura, el sacrificio de Manterola no es digno de que se elogie calurosamente! El mismo Manterola reconocía implícitamente la dejación que hasta aquellos tiempos existía para la literatura cuskara, y el renacimienlo que iba iniciándose entonces, en los siguientes términos.

En el tercer torno de su «Cancionero» dice así: «Nuestra poesía hasta hoy meramente popular, hija de la sencilla inspiración de humildes rústicos que cantaban sin darse cuenta de ello, como cantan las aves obedeciendo a una necesidad de la naturaleza, comienza a ser practicada con estudios, a ser cultivada por hombres de ilustración, peritos en el manejo de lenguas y literatura extrañas, penetra ya en el campo de lo trascendente, y este renacimiento cuyos albores saludamos con inmensa satisfacción, no puede ocultarse a la vida de nadie que fije su atención en el desarrollo que empieza a adquirir el movimiento literario en la tierra euskara». Y efectivamente, no solamente nos da a conocer en su «Cancionero» lo más escogido que hasta entonces se conservaba lo más puro de las canciones y poesías bascongadas, sino que con un discreto sentido crítico Manterola estudia a cada poeta con conocimiento de la poesía y lengua euskaras. Nos da además notas biográficas de cada autor, traducciones al castellano, acotacio-