Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/282

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
260
DONOSTIARRAS DEL SIGLO XIX

a castigar a cuantos llevan a la práctica sus teorías y a acabar con ellos mediante la guillotina, como ha sucedido con los apaches franceses?

Pero nos hemos extendido demasiado en esta materia de la moral independiente, más que por otra cosa, para hacer ver con hechos, que palpamos todos los días, las consecuencias de las teorías tan oportuna y cultamente refutadas por el P. Minteguiaga en su libro «La Moral Independiente». Aunque, por otro lado, ya comprenderá el lector que podíamos extendernos en muchas más consideraciones, tomando por base la criminalidad, la despoblación, el bandidaje o apachismo y los terribles males reinantes en la sociedad francesa, que es la primera que desde largos años tiene puestos en la práctica los principios del derecho nuevo.

Como queda ya dicho, las ediciones del libro del ilustre jesuíta donostiarra han sido numerosísimas.

Y ya consagrado a publicista con verdadera autoridad y vocación, decide su residencia en Deusto, mejor dicho, la Compañía le envía al monumental Colegio de Estudios Superiores de Deusto, donde, a la vez que explica la cátedra de Derecho Romano y algunas otras asignaturas, lleva a cabo una labor profunda, copiosísima también y fecunda de publicista y escritor.

A poco de comenzar la Compañía de Jesús la publicación de su autorizada revista Razón y Fe, el P. Minteguiaga consagra todas sus energías al estudio, llevando a cabo en la prensa una labor meritísima bajo todos sus aspectos. Claro está que, simultaneando con las exigencias del magisterio tan importante como el suyo; pues, como dice uno de sus hermanos en Religión en un artículo que escribió en la revista Euskal-Erria, de San Sebastian, a raíz de su muerte, «la multitud de asignaturas que enseñó, su importancia y variedad, in-