Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/298

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
276
DONOSTIARRAS DEL SIGLO XIX

jesuíta donostiarra, consagrado por entero al magisterio y al trabajo intelectual continuado, tenaz e intenso como pocos. De sus trabajos inéditos, aunque son todos de valía y de asuntos de actualidad, los que más completos se encuentran son estos de las «Confesiones» y el del Derecho Penal.

Hay infinidad de manuscritos, cuyos borradores no están completos; sin embargo, es seguro que su lectura indicara nuevos caminos en la ciencia jurídica y en las grandes cuestiones de actualidad; inspirara nuevos pensamientos y haría formar una nueva publicación de grande y trascendental importancia.

Vida tan insigne, entregada al servicio de Dios, mediante la labor de publicista, hasta el extremo de haber estado escribiendo momentos antes de su muerte, acabó su existencia en la Universidad de Deusto el 8 de Febrero de 1911.

Cuando nació el P. Minteguiaga, las ideas que hoy, en su cristalización, han realizado tantos estragos, comenzaban entonces a divulgarse, a difundirse, a minar Ja actual sociedad. No parece sino que Minteguiaga vino al mundo para lanzarse en el acto a la defensa de la Iglesia y de sus doctrinas. Que no otra cosa hizo en los cincuenta años que vivió en la religión.

A su muerte, toda la prensa de las derechas dedicóle largos y encomiásticos artículos. El autor de estas líneas publicó uno, que apareció en el fondo del importante periódico bilbaíno La Gaceta del Norte, cuyo director es en la actualidad el notable periodista D. Aureliano López Becerra.

Los funerales tributados al P. Minteguiaga se vieron concurridísimos por todo cuanto supone algo en el pueblo y la sociedad bilbaína. Tan grato era el recuerdo que había dejado el P. Minteguiaga en vida, que en la