Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/306

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
284
DONOSTIARRAS DEL SIGLO XIX

res filosóficos y jurídicos seguramente en su cerebro bullían en número incontable. Literarios pasaron ante su vista los más grandes clásicos y más puros estilistas, desde Cervantes a Granada. Disciplinó su inteligencia con la preparación de sus estudios, nutriéndola durante toda su vida con aquella sabia cultura que siempre promueve la experiencia de toda una Congregación religiosa, y las facilidades sin cuento que para ello otorga muy especialmente la Compañía de Jesús.

No había autor ni publicista contemporáneo en la Filosofía y el Derecho que a su perspicacia y afán de de lecturas se le escapase. Ni tampoco cuestión de actualidad, por pequeña que fuese, que no cayera dentro de la alquitara de sus estudios y meditaciones. Por sus libros han pasado destrozados en sus aplicaciones y en sus resultados cuantos sofismas ha hecho pasar por verdades inconcusas la filosofia alemana; el positivismo francés; y las grandes equivocaciones del pensamiento moderno. A veces la originalidad de su idealismo nos 'raía en remembranza recuerdos de los más admirados publicistas que la mentalidad ha producido. Los sistemas, las opiniones, las teorías y las hipótesis de la filosofía moderna refutadas están en páginas que muchas de ellas constituyen poemas de apologética y de defensa de principios morales inconmovibles.

Los dogmas racionalistas con su anulación de la razón divina y la plena autonomía de la humana; las negaciones de las verdades reveladas; de la moral evangélica; del dogma católico de la moral cristiana, colocados están por el P. Minteguiaga en su lugar correspondiente, nú tan sólo en la controversia y en la region especulativa, sino en las consecuencias que en forma tangible han venido presentándonos los hechos más culminantes de la viviente realidad.