Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/31

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
19
JOSÉ MANTEROLA

ticas, algunas de ellas completamente desconocidas, yacen todavía durmiendo el sueño del olvido. ¡Triste muestra del abandono y la indiferencia con que desgraciadamente se miran en nuestro país las producciones del ingenio!............ Destino este tomo del «Cancionero» a dar a conocer algunas de sus producciones que aun permanecen inéditas y que hace algún tiempo tuve el gusto de recoger de manos de la viuda de Vilinch, que conserva los originales como precioso legado del que fué su amante compañero. En ellas admirarán los lectores la encantadora sencillez, la exquisita delicadeza, las bellísimas imágenes, la corrección de los versos y la finura del lenguaje que tan apreciables hacen las composiciones del malogrado Vilinch, el más tierno y sentido de todos los poetas euskaros». Este es uno de los actos más nobles y meritorios de Mantcrola, predestinados solamente para su ejecución, las almas grandes y sencillas que con tal de servir a la patria abandonan en momentos hasta sus más preciados intereses. ¡Qué diferencia de esas otras que cual ponzoñas en erupción, van picoteando aquí y allá, sin aportar al bien común nada o muy poco, sin que medien intereses convencionales!

Costóle no poco trabajo a Manterola recopilar todas las canciones y poesías populares. Aparte de la materialidad de la obra, el conjunto, la unidad, la ilación que campea en el «Cancionero», fué para su autor labor dificultosísima por la escasez de elementos que contaba. Prueba de ello fué el tiempo que trauscurría para la publicación de uno al otro tomo. He aquí sus palabras, en prueba de mi aserción: «Cumplidos ya los compromisos que habia contraído con el público, suspendo hoy la publicación del «Cancionero» ..................