Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/326

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido transcrita, pero necesita ser validada.
302
DONOSTIARRAS DEL SIGLO XIX

núcleo numeroso y escogido de jóvenes que sabían manejar hábilmente diversos instrumentos, fundó una nueva música, compuesta toda ella con los amigos íntimos y entusiastas de Santesteban.

Bautizada fué con el nombre de los Gámbaros, no como se ha dicho por la voz popular por verificarse los ensayos y haber nacido esta música en una guardilla -gámbara en lengua basca- , sino, como hace también constar el inolvidable crítico musical D. Antonio Peña y Goñi, por el nombre del célebre clarinetista francés Gámbaro. Dada la facilidad y talento musical de Santesteban, sus aptitudes, no sólo para componer sino para tocar varios instrumentos distintos, y su sencillez, al momento había superado la charanga por él formada a las demás. No era superior en afinación solamente, sino también en la elección de las piezas y el buen gusto de los ejecutantes.

Como dato curioso para el arte musical de San Sebastián, daremos aquí los nombres de los jóvenes que componían aquella famosísima charanga, que hizo época en los anales de la historia de San Sebastián. Eran estos: D. Fermín Lascurain, D. José Galo Aguirresarobe, D. José Ochoteco y D. José Lopetegui, clarinetes; D. Miguel Machimbarrena y D. José Eloy Ormaechea, trompas; D. José María Arrillaga, octavino; D. Joaquín Arrillaga, trombón; D. Juan Bautista Domercq, clarin de llaves.

Santesteban hacía de trombón, pero tan pronto dejaba éste como tomaba otro instrumento si veía que alguno de los ejecutantes flaqueaba en su papel. Santesteban, siendo todavía un chico, logró imprimir a aquella entidad musical un sello característico, y a él mismo le servía de gran ayuda para el desarrollo de sus facultades. La famosísima banda era entonces en San Sebas-