Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/339

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido transcrita, pero necesita ser validada.
315
JOSÉ JUAN SANTESTEBAN

Santesteban. No obstante, Santesteban vió en la música de Ledesma no solamente una orientación que él hasta entonces ignoraba, sino que pensó en hacer, desde luego, un viaje de educación artística por Italia.

Los Carnavales de San Sebastián deben recordar a Santesteban con fruición y con memoria grata. Fué siempre durante toda una generación el alma de cuan1as fiestas, bailes y comparsas se celebraban.

Distinguióse de modo extraordinario en la composición de las marchas, himnos, zortzikos y contradanzas.

Y es que San Sebastián, apenas concluída la guerra, continuó en su buen humor con los famosos Carnavales. Son memorables el domingo de Carnaval de 1839, que con una «Comparsa alegórica» se recaudaron fondos para los que supervivieron inútiles después de pelear defendiendo a la Reina.

Se escribieron para aquel festival una marcha y un himno, cuya composición la hizo el maestro Santesteban, y la letra castellana, aunque no se sabe ciertamente, el hombre público que tanto figuró en San Sebastián durante aquella época, D. Claudio Antón de Luzuriaga.

También en 1841 se verificó nueva «Comparsa de jardineros», cuyos zortzikos estaban escritos, la letra por el insustituible poeta donostiarra que tanto figuró desde 1813 a 1856, José Vicente de Echegaray, y la letra por «el respetable comerciante y distinguido filarmónico D. José Manuel de Brunet», tal y como lo cuentan las crónicas que en aquella época se escribieron. El mismo año de 1843, aíios estos dos últimos en que Santesteban apenas escribía nada, se verificaron en San Sebastián, y durante su mes de Agosto, en la Plaza de la Constitución las corridas reales en honor de Sus Majestades y Alteza.

Los villancicos de Navidad de Santcsteban contribu-