Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/344

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido transcrita, pero necesita ser validada.
320
DONOSTIARRAS DEL SIGLO XIX

La bendición de palmas, hecha por el mismo Papa, fué tocada en canto llano. Mientras la repartición de las palmas, que duró hora y media, el coro cantó cinco trozos con la letra de las antífonas propias del momento, en el estilo de Palestrina¡ y ocho en imitaciones, fugas libres y contrapunto de 5.ª especie floreado, haciendo una de las partes alternativamente un canto-fermo o canto llano largo de dos o tres notas a lo más. Esta música es de un efecto imponente y religioso único, en mi concepto, para música de iglesia, pero de muy difícil ejecución; bajo el punto de afinación, aun los cantores de la Capilla Sixtina, acostumbrados tanto años a este estilo de música, desafinaban varias veces.

Acabada que fué la repartición de las palmas, empezó la procesión, durante la cual cantaron en canto llano. La Pasión la cantaron entre un contrabajo, un tenor y un bajo, por la cuerda del do. El tenor cantaba entre los puntos do, si, la, sol, fa, concluyendo en este último punto en los puntos finales, y en do en las interrogaciones, subiendo algunas veces al mi, en el anteúltimo punto, haciendo mi, re, do. El contralto cantaha en los puntos do, re, mi, fa, y algunas veces subía al sol. El bajo hacía una especie de 8.º tono, irregular, sobre el fa grave. La turba cantaba el coro de voces solas, generalmente en contrapunto de 5.ª especie, ya unas voces, ya otras o ya todas, según exige el texto de la letra, guiándose de la misma letra, para el movimiento más o menos acelerado. Algunas veces cantaban sólo a dos partes en contrapunto, que me causaba una impresión bien agradable.

Los finales de casi todos los trozos eran en la quinta del tono, es decir, en do, porque el tono dominante era fa, y generalmente con clausura plagal. El último trozo, que fué después de la muerte, cantaron en con-