Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/351

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido transcrita, pero necesita ser validada.
327
JOSÉ JUAN SANTESTEBAN

Pero desde luego se ve que el estudioso músico donostiarra no perdía el tiempo.

De Liorna pasó Santesteban a Florencia. Allí marchó recomendado al Sr. Romani, director del Teatro Principal de Florencia¡ pero cuál no sería la sorpresa de Santesteban, que, mientras buscaba al eminente director, se encuentra con un amigo a quien conoció en Madrid: con Mirail.

La alegría de ambos al verse en tierra extranjera fué tan grande que, al poco tiempo de cambiar las primeras impresiones, Mirail, que se hallaba contratado de primer bajo en los principales teatros de Italia por dos años, se puso a la disposición incondicional de Santesteban. Allí conoció al bajo Bassini, íntimo de Mirail, con quien vivía, y Santesteban tuvo la fortuna de oirle cantar. Pero no pudo experimentar el mismo placer con el pianista eminente Talberg, que hacía ya dos días que había salido de ~lorencia para París, después de haber dado un concierto. Noticia que llenó de tristeza el ánimo de Santesteban.

Santesteban, para quien el arte fué durante toda su vida un apostolado, entreteníase, en los momentos de descanso, en ver todas las bellezas artísticas que encierran las principales poblaciónes de Italia. Iglesias, edificios públicos, museos, colegios; en general, todo cuanto encerrase el menor detalle de sentimiento artístico. Y así pasó también los momentos de ocio- por decirlo así-en Florencia. Admiró, además de El Domo, la iglesia de San Ambrosio, que Je recordó por su casi exacto parecido la iglesia de San Vicente de su pueblo.

En compañía de los bajos Mirail y Bassini, escuchó diversas óperas que Santesteban desconocía, y Bassini cantó, en honor del maestro donostiarra y a media voz, trozos de Hernani, Lombardo y Furioso. También en el