Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/359

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido transcrita, pero necesita ser validada.
335
JOSÉ JUAN SANTESTEBAN

Todo cuanto entonces sabía San Sebastián de música y educación musical se lo debió a Santesteban. Quien quisiera estar enterado del movimiento musical de la época, de la última modalidad artística, necesariamente debía acudir a Santesteban, como así lo hacían. Y desde las corporaciones y músicos hasta el último tiple de capilla, acudían a Santesteban, lo mismo en las dudas, como en los aciertos.

Santesteban para informarse y perfeccionarse aún más en el canto y música religiosa, y para formarse una idea general del arte y la müsica en España hizo un nuevo viaje a Madrid, que duró dos meses, y a la vuelta, el año de 1850, publicó en unión del poeta donostiarra D. Ramón Fernández, aquel «Album de Salones. Colección de las mejores melodías italianas, francesas y alemanas, con letra en castellano, para canto y piano».

Este «Album» delató al momento el gusto de los autores, sus influencias y su educación, siendo durante largo tiempo libro que corrió los centros artísticos y y casas particulares, no solamente de San Sebastián, sino de Guipúzcoa, donde se rendía culto a la música.

San Sebastián carecía en aquella época de un establecimiento donde los profesionales y aficionados pudiesen comprar y consultar autores musicales. Santesteban que vió la necesidad de un centro musical, y las aspiraciones del pueblo donostiarra, fundó el año de 1854 un almacén de música en la calle de Garibay, centro que más tarde fué el punto de cita de cuantos amaban el arte y admiraban a Santesteban. El de Santesteban fué el primer almacén de música que se fundó en Guipúzcoa.

El año de 1855 dió a conocer su zarzuela en un acto titulada La tapada, con éxito extraordinario, llegándose a representar tres veces seguidas. En 1862 el Excelentísimo Ayuntamiento adquirió el órgano actual de la