Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/367

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido transcrita, pero necesita ser validada.
343
JOSÉ JUAN SANTESTEBAN

sucesor de su Capilla, en Santa María. Artista como su padre, bueno como su padre, fué un digno heredero, aunque no tan fecundo. Se llamó José Antonio Santesteban y también nació en San Sebastián, el 18 de Octubre de 1835. Al lado de su padre se formó el nuevo artista, hasta que en 1854 tomó lecciones de piano, en París, de Marmontel y, en Bruselas, de Godineau. En 1856 aprendió la composición con Samuel David y Bazin.

José Antonio Santesteban fué un gran organista que llamaba poderosamente la atención de extranjeros y nacionales en cuanto sus dedos, pies y movimientos todos de su cuerpo ejecutaban con aquella maravillosa maestría las composiciones más difíciles de música religiosa. Escribió la ópera Pudente, y más tarde llevó a cabo la publicación de la primera serie de «Aires Vascongados».

Pero, dejando a un lado esta momentánea digresión sobre el hijo de José Juan Santesteban, hemos de hacer constar la multitud de composiciones que el maisuba dejó escritos después de su muerte, y que el público lector se habrá hecho cargo ya, durante la lectura de este estudio biográfico. El número de misas llega a veintidós. Los zortzikos, canciones y composiciones que fueron cantadas o instrumentadas en una serie consecutiva de años, durante los Carnavales y otras manifestaciones artísticas, son incontables. Formar una lista de todas ellas sería poco menos que imposible.

* * *

La muerte de Santesteban causó, no solamente en San Sebastián, sino en la provincia, una de esas sensaciones tan grandes, que solamente viviendo en aquella época podría calcularse la medida exacta. La popularidad que Santesteban había adquirido era enorme. Sola-