Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/44

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
32
DONOSTIARRAS DEL SIGLO XIX

poso y padre modelos. Estuvo casado con la señora D.ª Eloísa Amiama, y tuvo dos hijos, D. Luis y don Angel; el primero casó con D.ª Corona Tournan, señorita perteneciente a antigua y noble familia vitoriana, hija de D. Gumersindo Tournan. D. Luis murió el verano de 1911, casi repentinamente, estando de temporada en San Sebastián.

Entre las anécdotas que se cuentan del malogrado Manterola, recordamos una que revela la emoción que le producía todo aquello que fuese manifestación del sentimiento bascongado. Celebraba el Consistorio de Juegos Florales de San Sebastián una de las fiestas anuales, en que repartía los premios que a las mejores composiciones euskaras otorgaba dicho Consistorio. Era costumbre leer en público alguna de las más inspiradas. Pues bien. A Manterola le tocó leer una de las veces. Pero tal fué la emoción que le produjo el aspecto de la sala, y el carácter íntimo y cordial de la fiesta que se celebraba, que, apenas comenzó las primeras estrofas, pálido de emoción, cesó de leer y dijo, dirigiéndose a la sala: «¡Señores! ¡No puedo!...» Acompañado de varios compañeros, se retiró del estrado, ante la consternación del público, que, entristecido, lamentaba el caso.

* * *

El inspirado poeta N. Zuricalday refiere en un «Recuerdo dedicado a Manterola lo siguiente: «Corría el año de 1870. En la ciudad de San Sebastián y en un cuarto bajo de la calle de Garibay, donde tenía establedda su redacción el diario liberal Aurrera, nos encontrábamos en la mañana del día 18 de Agosto, el señor Feced, autor de un bellísimo compendio de Historia de España y de un carácter más bello que el compendio; el Sr. Ladevesse, distinguido cronista parisién de un