Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/52

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
38
DONOSTIARRAS DEL SIGLO XIX

en la Compañía de Jesús. El primero que entró fué Luis, amigo íntimo y condiscípulo del ex ministro donostiarra Fermín Calbetón. Luis, casi a la terminación de sus estudios, fué destinado a la Habana a ejercer el magisterio, y la casualidad hizo que allí se encontraran los dos amigos que durante la niñez habían sido inseparables, Fermín Calbetón y él. Luis ejerciendo el magisterio como Padre de la Compañía de Jesús y Calbetón trabajando en el bufete de abogado de su padre. Desgraciadamente Luis, que prometía mucho y era un talento muy claro, murió en la Habana de fiebre amarilla.

Después de Luis entró en la Compañía José, el que ya en el mundo era un buen orador y va a ser nuestro biografiado; y Ramón, que muchos años más tarde también recibió la investidura de Jesuíta.

Las hijas se llamaban María y Natividad. La primera también entró religiosa en el Convento de la Enseñanza de Vergara y marchó después a la fundación del magnífico Convento de Orduña; y la segunda, Natividad, fué la que quedó en el mundo; modelo de mujeres y de esposas, estando casada actualmente con Juan Orue, persona muy conocida en Vizcaya y caballero de nobilísimos sentimientos. Esta familia de los Vinuesas, para que realmente quedase como justificado, por decirlo así, su abolengo reciamente católico, tiene aún en la Compañía otros parientes más, y son los conocidos y celosísimos Padres Zurbano.

José Vinuesa, la figura de mayor relieve en toda la familia y al que especialmente vamos a dedicar este capítulo, nació en San Sebastián el 22 de Marzo de 1848. Murió en Santander el 21 de Marzo de 1904. Pertenecía Vinuesa a aquel puñado de antiguas familias que habitaron el San Sebastián característico, el San Sebastián que no pasaba del Boulevard, y donde apenas vivían más