Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/80

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
66
DONOSTIARRAS DEL SIGLO XIX

nador; hay ley, luego hay legislador; hay sabiduría, luego hay mente sabia.» ¿Qué, señores? Vemos moverse las manecillas de un reloj, señalando las horas en la esfera, y decimos: «Hay relojero», ¿y al ver moverse los astros señalando en el espacio las horas, los minutos, las milésimas de minuto, aún diremos «no hay Dios?» Si lo menos exige inteligencia, ¿lo más no la exigirá? Si lo artificial pide un artífice, ¿la Naturaleza no pedirá un Creador? No hay reloj sin relojero: ¿y habrá Universo sin Dios?

-«Le hay, nos dice el panteísta; pero no cual os lo pinta vuestra ignorancia. Dios es el Universo, ó algo, de que emana como de materia, no como de causa eficiente, el Universo, ó algo cuya evolución es el Universo, ó algo que se objetiva en el Universo, ó algo á que tiende el progreso fatal del Universo».

No, señores, no: la ciencia demuestra que Dios tiene que ser totalmente distinto de todo eso que decís.-¿Cómo lo demuestra la ciencia?- Porque todo eso se muda, todo eso cambia.-¿Y no puede Dios mudarse en una de esas diversas formas? - No, señores, en ninguna. Lo infinito no puede mudarse. -¿Por qué?-Porque toda mudanza consiste en perder algo (sea ser ó modo de ser), que había en aquello que se muda, ó en adquirir algo que no había, ó juntamente en perder lo uno y adquirir lo otro. Mas el Sér infinito no puede perder de lo que intrínsecamente tiene; porque posee su propio sér perfectísimamente, sin lo cual no seria infinito; y no se posee perfectamente lo que puede perderse. Pues y adquirir lo que no tiene, ¿cómo ha de realizarse en quien lo tiene todo? -Convenimos de buen grado, dicen los panteístas, en que el Sér absolutamente infinito es esencialmente inmutable: sólo quisiéramos saber cómo se demuestra que ese Sér absolutamente infinito es real y verdadero. Demuéstrase certísimamente con sólo reflexionar sobre que es incuestionable que existe un sér increado. - En hora buena: es increado el Universo, ó el sér que se transforma en el Universo.-Imposible, señores, imposible. ¿No veis que el sér increado tiene que ser infinito? -Infinito, ¿por qué? -En primer lugar porque no puede limitane, ni por razón de la materia de que se hizo, porque lo increado no pudo hacerse, ni por la voluntad ó falta de poder de su causa, puesto que lo increado no pudo tener causa. -Nada más claro: su limitación no procede de sus causas, que no existen, sino