Page:DonostiarrasXIX-1.djvu/99

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.
85
JOSÉ VINUESA

frente de la Residencia de la Compaflía de Jesús ..... compañeras en un alma fuerte. la prudencia y la sabiduría.

..................................

En estos tiempos, misioneros como el P. Vinuesa son los que hacen falta. La dessparición de uno de de ellos es una desdicha que pesa sobre las gentes como un castigo.»

* * *

La conducción de los restos mortales del Rdo. Padre Vinuesa constituyó en Santander una elocuente manifestación de duelo, según relataba el mismo periódico antes citado. Una inmensa muchedumbre llenaba las calles próximas a la Residencia de los Padres jesuítas. Seguían a la cruz alzada los jóvenes pertenecientes a la Congregación de San Estanislao, y en pos de ellos iban los de San Luis Gonzaga, unos y otros con sus medallas.

Iba de preste, asistido por los PP. Olavide y Velasco, el Rdo. P. Echarri. A continuación marchaban los salmistas de la catedral. La caja fué llevada en un modesto carruaje fúnebre. Presidió el duelo el hermano político del finado, D. Juan G. de Orue1 a quien acompañaban la junta de la Asociación de Escuelas y Círculos de Obreros, el Provisor y Vicario General del obispado y el Rdo. P. García Alcalde; la Junta de la Congregación de San Luis, con su Director el Reverendo P. Iglesias, iba a los lados del coche fúnebre, al cual seguían el señor Deán, el Clero Catedral, los Capellanes de los diversos Conventos de Santander y comisiones de las Residencias de los Padres Carmelitas, Salesianos, Agustinos y Pasionistas, los párrocos y otros muchos sacerdotes, y una multitud de gentes de todas las clases