Page:El Bilbao del Maestro Valle.djvu/12

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido transcrita, pero necesita ser validada.


En este bendito tiempo que tú evocas - y que, como dices, para nosotros no hay otro que nos haya dejado un perfume tan agradable que el de aquel Bilbao que era bonito - nosotros navegábamos saliendo de la adolescencia para entrar en la juventud, y aún nos quedaban rastros de la niñez. Las presentaciones nos eran casi desconocidas y decíamos ser cosa de tirillas. Por lo tanto, yo no he de presentarte al público, que de sobra te conoce por tus regocijantes Titirimundis en Euzkadi y La Tarde, tus trabajos por la creación del teatro vasco -que mucho lamentamos, hoy, el paréntesis de silencio en que se encuentra-, tu colaboración en la ópera vasca, gua afanes por el Orfeón... qué sé yo cuántas cosas más.

Tú has pasado la vida creyéndote un buen arlote de los que pintas en el volumen presente, y, sin quererlo, has sido un recio obrero de la pluma. Y en tanto que tus contemporáneos corríamos, frenéticos, por esa vertiginosa carrera de veinte años, de las Auroras a las Navieras,