Page:El Bilbao del Maestro Valle.djvu/13

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido transcrita, pero necesita ser validada.


todo el mundo; pero que nosotros, los de tu batallón, hemos de saborearlo con verdadero deleite, evocando ese Bilbao de nuestros padres, de nuestra juventud, de nuestros amores, de todo lo más bello de nuestra existencia.

Porque ese otro de hoy, trepidante, de los autos y los camiones, de los hidalgos arrinconados por tres o cuatro capas sucesivas de nouveaux riches con varios títulos de nobleza más nouveaux aún, ese, será bello para los señoritos de ahora, de gabardina a pliegues, cigarrillo egipcio y pulseras en ambas muñecas. Pero nosotros vamos ya empujados por nuestros hijos; empezamos a quedar atrás y nuestro bocho, con sus pujas cosmopolitas, no es nuestro bocho.

Si me permites un símil, nosotros ocupamos una posición muy semejante a la iglesia de San