Page:El Bilbao del Maestro Valle.djvu/24

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido transcrita, pero necesita ser validada.


nuestros y, además, lleno de la vida activa y renovada que emprendió el pueblo, apenas hubo cesado la horrible lucha fratricida, y que con igual rapidez con que atendió a la reconstrucción de lo roto por las bombas, y que, dicho sea con verdad, tampoco fue mucho, iba dejando atrás los odios y los rencores, porque la villa fue siempre noble y generosa. Por otra parte, el Nervión de los antiguos arenales y marismas y de las angosturas de su cauce, el de los sonoros clarines y empabesados multicolores de la gallarda embarcación del Consulado, abriase a las grandes explotaciones mineras de Triano, y a la navegación del mundo en sus aguas tranquilas, de las horas grises del anochecer, recogía ya los fantásticos reflejos de los hornos modernos de las potentes factorías ribereñas del hierro y el acero. Y con el resurgimiento de esa riqueza inmensa y como jamás soñada, y que llegaba a los confines todos del Señorío con holguras de la vida y hacía de Bil-
12