Page:GPAH30065 Protocolo Alzate 1813-1814.djvu/15

De Iturriak
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada.


celebrar por los Religiosos en qualquier Pueblo de su residencia con que sean conventuales desde la época indicada: otras trescientas en el convento de Capuchinos ó por los Religiosos; es decir en el Convento de Capuchinos de Rentería ó por los religiosos de él del propio modo que va expresado con respecto a los de San Sebastián, otras trescientas en él ó por los de Fuenterrabia ídem; otras trescientas en el de los Recoletos Misioneros de la Villa de Zarauz ó por los religiosos de su Comunidad en el caso y en la forma que van citados: otras doscientas en la iglesia parroquial de San Pedro de la Villa de Santesteban: y las cien restantes hasta el número de las seis mil por el Vicario del Lugar del Pasage, todas con la limosna misma de los seis reales de vellón cada una.

 Mando que se den por vía de legado ó de limosna quinientos pesos al hospital de San Antonio Abad de dicha ciudad de San Sebastián, y otros quinientos pesos a la Casa de Misericordia de ella. A las Casas de Jerusalén y Redención de cautivos á veinte reales.

 Ordeno que se establezcan las fundaciones de dos misas solemnes añales en la referida Iglesia Parroquial de Santa María de San Sebastián, a la manera que se celebran las dos instituidas por el alma de don José Francisco de Remon mi hermano político: que la una de las que ordeno se funden, se celebre el día veinte y nuebe de Agosto del fallecimiento de mi mujer doña Manuela de Remon en sufragio de su alma; y la otra en el de mi muerte en sufragio de mi alma; y que las fundaciones de las dos misas solemnes se aseguren perpetuamente sobre el Cavildo Excelentísimo de las Parroquias de dicha Ciudad de San Sebastián con la entrega de los capitales correspondientes ó con la imposición de estos de acuerdo con el mismo Cavildo Excelentísimo.

 Declaro que lo expuesto en la cláusula precedente era una voluntad expresa de marido y mujer manifestada anteriormente por ambos y por mi en nuestros testamentos, y que yo